Históricamente Roncesvalles ha sido la primera parada en la Península Ibérica de los peregrinos del Camino de Santiago. A 47 Km. de Pamplona, en la carretera N-135 y en pleno Pirineo, Roncesvalles está impregnado de ese ambiente de peregrinación y envuelto en el halo legendario de la famosa batalla que tuvo lugar aquí en el año 778.

En Roncesvalles se puede visitar el Monumento a la batalla de Roncesvalles, situado en el centro del pueblo, pegado a la carretera, se encuentra un pequeño monumento simbolizando la batalla de Roncesvalles; monumento a Roldan, pequeña estatua que simboliza la muerte del caballero francés; el antiguo molino, el cual ha sido restaurado y carece de mucho interés turístico; colegiata, una iglesia Gótica, prácticamente única no solo en Navarra, sino ejemplo también de dichas construcciones góticas en Francia; Hospital-albergue; Claustro de la Colegiata y Capilla de San Agustín (Tumba de Sancho VII el Fuerte); Museo de Roncesvalles el cual recoge casi todas las obras de importancia que se han donado al museo o se han encontrado por la ciudad. Destacan 2, p or un lado el ajedrez del Carlomagno y por otro la esmeralda de Miramamolin; Iglesia de Santiago que se caracteriza por tener una capilla muy simple, que además de servir como capilla, sirvió en la antigüedad como refugio para los peregrinos; Alto de Ibañeta situado a tan solo unos kilómetros de Roncesvalles, lugar desde donde los peregrinos que llegan de San Juan de Pie de Port llegan a Roncesvalles. Allí podemos ver también un par de monumentos; Ermita de San Salvador; Monolito a Roldan, en el punto mas alto del Alto de Ibañeta, marca el punto donde se cree que pudo morir Roldan, el lugarteniente de Carlomagno, que mas tarde protagonizo el Cantar de Roldan, o La Chanson de Roland (en frances), una obra literaria de gran belleza.

 


Históricamente, la fundación del primer hospital de peregrinos data del S. XII, en Ibañeta; el Rey Sancho VII el Fuerte de Navarra mandó construir la Real Colegiata de Santa María, en el siglo XIII. En la actualidad es el lugar donde se conmemora la victoria del rey fundador de este lugar en la Batalla de las Navas de Tolosa (año 1212), y está considerado como uno de los más importantes testimonios del gótico francés en la península Ibérica. Destaca la bellísima imagen de la Virgen ,el órgano romántico y la cubierta del sepulcro del rey Sancho el Fuerte. La Real Colegiata cuenta con un magnífico museo en el que pueden admirarse obras de escultura, pintura, orfebrería, libros y otros objetos, destacando quizás el “Ajedrez de Carlomagno”, la Cruz de los Peregrinos y el crucero gótico del siglo XIV.

También debemos señalar, por su indudable interés artístico e histórico, la iglesia gótica de Santiago, el antiguo molino convertido en Oficina de Turismo, el edificio del antiguo hospital o Itzandegia, del siglo XI, el monumento con la mítica lucha de Roldán y Ferragut y el precioso crucero que marca la salida de Roncesvalles, camino de Burguete.