Uno de los tesoros del Pirineo Navarro

Es sin lugar a dudas uno de los platos fuertes en el caso de que quieras visitar el Pirineo Navarro. Uno de los enclaves más bonitos para disfrutar tanto en verano como en otoño. Se trata de la Selva de Irati. Seguro que habéis oído hablar de ella en infinidad de ocasiones. Pero seguro que muchos no tienen muy claro lo que se pueden encontrar allí. Si lo que buscas son paisajes preciosos, frondosos bosques, entonces no tengas duda de que este destino te apasionará.

 

Merece la pena destacar que la Selva de Irati se encuentra en la segunda posición del ranking del mayor hayedo de Europa.  Sólo la Selva Negra de Alemania lo supera. Sólo ese detalle ya lo convierte en algo digno de conocer y disfrutar.

En la Selva de Irati se hallan las reservas naturales de Mendilatz y Tristuibartea y la reserva de Lizardoia. Si te gusta la fauna y, concretamente, la ornitología, te gustará saber que este magnífico espacio cuenta con la calificación de zona de protección de aves.

Senderismo y Bicicleta en la Selva de Irati

La Selva de Irati, aparte de sus bellos parajes y su rica fauna, es también un lugar ideal para las personas que les gusta disfrutar del senderismo y la bicicleta de montaña. Disfrutar de sus bosques haciendo deporte es una experiencia que todo amante de alguna de estas actividades tiene que vivir. Además, el hecho de que el tránsito de vehículos de motor de particulates esté prohibido, hace que  transitar por allí tanto andando como en bicicleta sea una experiencia tranquila y relajada.

Hay dos formas recomendadas de entrar en la Selva de Irati.  Por la zona este, lo que viene siendo el Valle de Salazar. Llegando desde el pueblo de Ochagavia. Y por otro lado, por el Valle de Aezkoa, desde Orbaizeta. Allí podrás visitar la interesante y antigua fábrica de armas.  Además, en ese lugar se encuentra el Centro de Interpretación de la Selva de Irati.

Recomendamos este paso dado que bordea uno de los atractivos de Irati, el Embalse de Irabia.