Ciudad románica de 13.000 habitantes, fundada en 1090  que sorprende por su variada gastronomía y por su actividad cultural y comercial. Estella reúne una gran diversidad de palacios, casas señoriales, iglesias, conventos, puentes y otros edificios.

Se caracteriza por la influencia del Camino de Santiago y de la judería que ha tenido en ella, dejando uno de los pocos legados de románico civil que quedan en España de esta época. Algunos de los edificios más característicos  son el Museo Gustavo de Maeztu, el puente del  Azucarero, la Cárcella puerta medieval de Castilla, la única sobreviviente de las murallas que la rodearon.

Estella es una ciudad que se estructura alrededor de la Plaza de San Martín. De nuevo, el consejo de Hotel Muskilda es callejear tranquilamente lo que te llevará a descubrir imponentes palacetes, las ruinas de la iglesia de  San Pedro de Lizarra o la iglesia de San Pedro de la Rúa.

Como datos a  tener en cuenta para todo visitante, el 25 de mayo se celebra y festeja a su querida Virgen del Puy, patrona de la ciudad, y en a finales de julio se celebra la Semana Medieval. La verdad es que cualquier excusa es buena para visitar y deleitarte con Estella, pudiendo degustar algunos de los platos tradicionales de esta zona como son las verduras de temporada, pochas, garbanzos, trufa, ajoarriero, cordero al chilindrón o el gorrín asado.