El Pirineo Navarro está lleno de imponentes cañones conocidos como hoces. Espectaculares parajes creados a partir de la erosión de la roca producida por factores climatológicos y el transcurso de rio. En ocasiones, su acceso no es fácil  pero cuenta con un mirador accesible para todas las personas como es el mirador de la Foz de Arbayún dónde se puede observar una maravillosa vista.

Existen diversas marchas senderistas, todas ellas muy bonitas, pero Hotel Muskilda resalta la ruta senderista de Foz de Lumbier. Este es un cañón de 3 kilómetros  de longitud, es decir, un recorrido corto en el que se concentra un paisaje natural precioso. A este se accede a través de la carretera de Romanzado (muy bien señalizado).

Si no os gusta la fotografía o si sois unos apasionados de la misma, este espacio es ideal para enamorarte todavía más de este hobby o para iniciarte en él, porque realmente es un paraje espectacular.

Respecto a la fauna, predomina la presencia de buitres leonados, quebrantahuesos y águilas reales, es decir, tres ejemplares en peligro de extinción realmente difíciles de observar, presentes solamente en parajes especiales como este.

Por lo tanto, no hay duda de que Navarra es un comunidad repleta de espacios únicos con una gran variedad de paisajes y pueblos que la convierten en una atractiva región.