Hospitalidad, atención y paisajes de ensueño tienen nombre propio, Muskilda. Muchas felicidades por este «hotelito» rural y por toda vuestra atención.