Bosque milenario de gran belleza conservado en perfectas condiciones. Este bosque está situado en la zona sur del Valle de Ultzama a 25 kilómetros de Pamplona, en el que conviven sobretodo dos tipos de robles, el autóctono y el americano, muchos de ellos de centenarios. En 1996 se declaró Área Natural Recreativa siendo el primer espacio protegido de Navarra con esta categoría. El objetivo de esta denominación es la regeneración y conservación de la fauna y flora. De esta forma, se ha generado a lo largo de estos años senderos llanos, fáciles y en plena naturaleza, accesibles para toda persona que quiera disfrutar de una intensa jornada en un paraje espectacular.

Existen diferentes zonas en dicho robledal como la zona de acogida la cual dispone de aparcamientos y merenderos y la zona de paseos perfectamente señalizados. Existen tres principales senderos:

  • El laberinto. Sendero sencillo de apenas 350 metros que finaliza en un majestuoso árbol caído, roble milenario derribado por el viento el cual actualmente está cubierto por otras plantas autóctonas del Bosque de Orgi.
  • El camino. De aproximadamente 1.5 kilómetros, senda llana en la que podrás encontrar pasarelas, puentes y hasta una casa en el árbol.
  • La Senda. Pequeña senda de 700 metros que acaba en una espectacular salina, un oasis en medio del Bosque de Orgi.

En lo que respecta a la flora y a la fauna cabe destacar la abundancia de helechos, brezos, enebros y otros arbustos, jabalíes, coros, zorros, erizos y una gran diversidad de aves como mirlos o carboneros. En el “oasis” navarro se puede encontrar diferentes especies de sapos y ranas, entre las que destaca la rana ágil, especie amenazada en la península ibérica.

En verano, este bosque se convierte en un enclave de visita obligatoria ya que se transforma en un escenario natural al aire libre de performance como obras de teatros, musicales, folklore y otros eventos gracias al programa Cultur.